El auto fabricado con soja y motor que funcionaba con chocolate se ponía a 235 Km/h

0
37

A muchos no les gustan los autos ECO, los que funcionan con electricidad y baterías, y siguen prefiriendo el puro motor de combustión. Sin embargo, hubo un proyecto que quizás no conoces y que puede resultar interesante incluso para los más puristas del motor, un monoplaza de competición muy verde en su fabricación y cuyo motor funcionaba con chocolate… más o menos.

En 2009, la Universidad de Warwick sorprendió al mundo con un avance tecnológico sin precedentes como el que he descrito en el primer párrafo. Nada más y nada menos que un F3 o Fórmula 3 cuyo combustible procedía del chocolate, y muchas de sus partes estaban fabricados en materiales como la soja. A pesar de lo que muchos puedan pensar, era potente, y podía alcanzar velocidades de hasta 235 km/h, un hito en la adopción de tecnologías ecológicas en la industria automotriz.

Este vehículo revolucionario fue parte del proyecto WorldFirst, una iniciativa del Warwick Manufacturing Group (WMG) y el Warwick Innovative Manufacturing Research Centre. El monoplaza de Fórmula 3 fue construido con componentes ecológicos, demostrando así el potencial de las tecnologías verdes en la industria automotriz, para un desarrollo más sostenible en el sector de la movilidad.

Su carrocería estaba hecha de patata, el volante de zanahoria, el asiento de soja y los frenos de enarcado. Las fibras vegetales se combinaban con resinas para producir piezas resistentes a los impactos, mientras que los aceites del chocolate se refinaban para producir combustible, un tipo de biodiésel que permitía al poderoso motor llegar a esa velocidad punta tan llamativa para un auto de estas características. Además, los aceites lubricantes también estaban fabricados con aceites vegetales, algunos derivados de los residuos de la industria del chocolate o de otros sectores para su aprovechamiento. Por otro lado, destacar que también contaba con un radiador recubierto con un catalizador que era capaz de neutralizar las emisiones más nocivas.

Valorado en 300.000 libras (345.600 euros), el equipo del proyecto WorldFirst que lo hizo posible estaba compuesto por varios miembros, entre ellos Kerry Kirwan y el Dr. Steve Maggs. Y que se pudieron colgar la medalla de este prototipo que reducía las emisiones y utilizaba materiales sostenibles y baratos. Demostrando así que se podía crear un auto ECO con materias primas aprovechadas o desechadas. Aunque, finalmente quedó solo en eso…un proyecto ahora guardado en un cajón.

Fuente: actualidadmotor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí