Shelby ya ha cogido el nuevo Ford Mustang y lo ha convertido en un muscle car gordísimo de 830 CV

0
66

A lo largo de los 60 años de historia del Ford Mustang, todas las generaciones han pasado por las manos de Shelby y la última entrega del deportivo americano no podía ser menos. El resultado es el Shelby Mustang Super Snake 2024.

Llega por partida doble, es decir, en formato coupé y en formato descapotable, siempre con el motor V8 de 5.0 litros del nuevo Ford Mustang, que se ofrece con dos niveles de potencia: 480 CV y 830 CV, este último con sobrealimentación.

El nuevo Shelby Mustang Super Snake puede ser bestia o muy bestia

Mientras los Dodge Charger y Dodge Challenger abandonan los motores V8 y parece que el Chevrolet Camaro va a dejar de fabricarse sin relevo, el Ford Mustang se mantiene fiel a sus raíces en plena celebración de su 60 aniversario.

Y es que el pony car todavía se resiste a la electrificación y cuenta con un motor V8 5.0 gordo y atmosférico que, en Europa, desarrolla 480 CV. Es una cifra de potencia considerable, pero siempre hay quien quiere más, por eso Ford presentó hace unos meses el Ford Mustang GTD de 800 CV, que es lo más parecido a un Porsche 911 GT3 en formato Mustang.

Pero siempre se puede ir más allá y eso es lo que ha hecho Shelby, que acostumbra a embrutecer todos y cada uno de los Ford Mustang para hacerlos todavía más salvajes y exclusivos. Su último trabajo es el Shelby Mustang Super Snake 2024 y llega con modificaciones a nivel estético, una nueva puesta a punto y una vuelta de tuerca del motor Coyote V8 de 5.0 litros.

Según Vince La Violette, vicepresidente de operaciones y diseñador senior de Shelby American, el preparador estadounidense ha tratado de ir más allá con esta nueva generación del Mustang: “Nos propusimos hacer del Ford Mustang 2024 el Shelby Super Snake técnicamente más sofisticado de la historia”.

Desde el punto de vista estético, el Super Snake es más agresivo que el Ford Mustang en el que está basado gracias a los detalles de diseño específicos, como el alerón trasero de fibra de carbono, el nuevo capó de aluminio, los añadidos en fibra de carbono o las llantas ultraligeras de aleación de magnesio.

Por dentro también tiene el toque de Shelby, pero lo más interesante es lo que no se ve. Shelby ha reajustado la suspensión y ha cambiado el escape, además de mejorar los frenos y su sistema de refrigeración.

Para el motor hay dos opciones: el V8 de 5.0 litros del Mustang sin modificar y con 480 CV, o el mismo bloque sobrealimentado y con 830 CV, es decir, 30 CV más que el Ford Mustang GTD.

Ambas opciones pueden combinarse con una transmisión manual o una automática. A pesar del aumento de potencia y de los cambios en la puesta a punto, Shelby asegura que el Mustang sigue siendo un auto perfectamente equilibrado para utilizar en la pista y a diario.

El nuevo Shelby Mustang Super Snake comenzará a fabricarse a mediados del verano con carrocería fastback y cabrio y solo se producirán 250 unidades. Shelby no ha desvelado su precio, pero solo está disponible en Estados Unidos, tanto a través de Shelby como de los concesionarios Ford seleccionados por Shelby.

Fuente: motorpasion.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí