Este Ferrari 250 GTO podría ser el más caro vendido jamás en subasta pública

0
996

[vc_message message_box_color=»success» icon_fontawesome=»fa fa-check»]

Ya es el auto más caro del mundo (en subasta)

Se ha convertido en el coche más caro jamás vendido en subasta pública. Así lo afirma la casa de subastas RM Sotheby’s, que ha hecho público hoy el montante de la operación: 48.405.000 dólares, una cifra que queda en la parte alta de las expectativas.

[/vc_message]

Atendiendo a su fama, exclusividad y sobre todo al valor que han alcanzado algunas unidades en subasta, el Ferrari 250 GTO es considerado el automóvil más deseado del mundo y también el más caro y legendario de la historia. Ahora, una unidad muy especial sale a subasta en Monterey.

Será el próximo sábado 25 de agosto durante la subasta de RM Sotheby’sen la Monterey Car Week y, según las estimaciones de la propia compañía, este Ferrari 250 GTO by Scaglietti de 1962 podría alcanzar un precio en subasta de entre 38 y 51 millones de euros (de 45 a 60 millones de dólares), pero… ¿qué tiene de especial?

Ferrari-250-GTAdemás de ser uno de los únicos 36 Ferrari 250 GTO producidos, fue el tercero en ser fabricado, allá por finales del mes de abril de 1962, y fue también el primer ejemplar en contar con una carrocería de Serie I, con detalles como una entrada de aire más pequeña para el radiador, conductos de ventilación de frenos más estrechos, cierres del capó o tomas de aire laterales.

Ferrari-250-GTEl mejor ejemplar jamás subastado públicamente

Este chasis 3413 es considerado uno de los ejemplares más originales y auténticos de cuantos quedan en existencia, así como uno de los cuatro GTO que fueron mejorados en la época por el carrocero Scaglietti (Series II GTO/64) y uno de los siete que lucieron esta agresiva carrocería.

Ferrari-250-GTEl trabajo de carrocería de Scaglietti en este Gran Turismo Omologata (GTO) también añadió un spoiler trasero o luces intermitentes debajo de los faros principales. Bajo el capó de este 3143, acabado en color rosso cina y con un interior cuyos asientos están tapizados en tela de color azul, se instaló un motor V12 tipo 168/62 competizione.

Ferrari-250-GTAunque la caja de cambios y el eje trasero son los originales con los que el auto salió de la fábrica de Ferrari, el motor de serie fue guardado como oro en paño y convenientemente conservado, y se incluye por supuesto con el auto (aunque no montado). El vehículo equipa hoy un motor de 250 GT con especificaciones GTO, lo que por un lado aporta originalidad y por otro permite participar en carreras de clásicos sin miedo a romper un preciado V12 250 GTO original.

Ferrari-250-GTPor si fuera poco, el pedigrí en el mundo de la competición de este ejemplar es muy extenso, con títulos como el Italian GT Championship de 1962 con el piloto Edoardo Lualdi-Gabardi al volante, o importantes victorias de su categoría en la Targa Florio de 1963 y 1964. Y, por supuesto, una unidad como esta dará a su nuevo dueño acceso a eventos de los más exclusivos y al afamado Club GTO.

Ferrari-250-GTEsta unidad ha cambiado de manos en múltiples ocasiones desde su nacimiento a principios de la década de los sesenta, y su primer propietario fue le propio Edoardo Lualdi-Gabardi un gentleman driver de la época que era íntimo amigo de Enzo Ferrari y contaba con un trato preferente a la hora de adquirir los mejores Ferrari que salían de la fábrica.

Ferrari-250-GTDurante todos estos años, además de en subidas de montaña y competiciones en circuitos europeos de su época, ha participado también -ya más recientemente- en infinidad de eventos de clásicos y competiciones como el Pebble Beach Concours d’Elegance (2011), el Goodwood Festival of Speed (1993), el Goodwood Revival Meeting (2011), el Cavallino Classic (2001-2008) o las rutas de aniversario GTO (40ª en 2002, 45ª en 2007, 50ª en 2012 y 55ª en 2017).

Ferrari-250-GTCon todo, este 250 GTO se convertirá probablemente en el más caro vendido jamás en subasta pública, ya que autos tan especiales y de semejante calibre suelen cambiar de manos de forma privada (donde se han llegado a pagar más de 60 millones de euros por uno), sin publicidad mediática de por medio. Además, según la casa de subastas estamos ante el 250 GTO más importante que se haya ofrecido nunca de manera pública, por su pasado, originalidad y pedigrí.

Fuente: motorpasion.com