Porsche Cayman GT4 Clubsport a Pikes Peak

Porsche GT4 Clubsport

El Porsche Cayman GT4 Clubsport fue uno de los últimos modelos en sumarse a la gama de vehículos de recreo Clubsport del fabricante. Lo conocimos en 2015 con un motor central que genera nada menos que 283 kW (385 CV), lo que convierte a esta versión del Cayman en un  corredor nato que no está homologado para carretera.

Aprovechando este filón, ahora los chicos de Stuttgart se han sacado de la manga su propia competición en el famoso Pikes Peak International Hill Climb 2018: una carrera enfocada únicamente a los Porsche Cayman GT4 Clubsport, Clubsport MR e IMSA Continental Tire SportsCar Challenge GS Clubsport en la que ocho invitados podrán poner a prueba sus máquinas de competición para alzarse con el Porsche Cayman GT4 Clubsport Pikes Peak Hill Climb Trophy de Yokohama.

Porsche GT4 Clubsport

Recordemos que, a diferencia del exitoso Cayman GT4, esta última versión del modelo enfocada claramente a los adinerados bolsillos a los que le gustan los trazados más exigentes de todo el planeta y llegó en un momento en el que las ventas de los autos de carreras comenzaban a levantar el vuelo. Tal es así que la propia marca tiene la intención de ampliar esta competición monomarca en los próximos años.

Para asegurarse de que los ocho participantes reciban el mejor trato posible y de que la jornada se desarrolle sin incidentes, el piloto de Porsche ganador de la subida de Pikes Peak Romain Dumas estará presente en el evento y correrá montaña arriba con el prototipo totalmente eléctrico de Volkswagen, mientras que el veterano Jeff Zwart dará las clases oportunas a los participantes. Porsche Motorsport North America proporcionará el soporte de la carrera durante el evento y Yokohama facilitará la asistencia técnica en materia de neumáticos.

Porsche GT4 Clubsport

Respecto al GT4 Clubsport, cuenta con el Flat Six de 3.8 litros colocado tras el asiento del conductor, resultando la mecánica perfecta para esta exclusiva versión de carreras que viene asociada a una caja de cambios automática de doble embrague y seis velocidades con levas en el volante y, como no, un diferencial de bloqueo mecánico instalado en el eje trasero específicamente tarado para la pista. 

El eje delantero llega directamente de su hermano mayor, el 911 GT3 Cup, aunque los cambios más importantes residen en el eje trasero donde la casa germana tuvo que trabajar para mejorar la suspensión y poder introducir también elementos del 911 GT3 Cup, en particular, los brazos transversales.

GALERÍA

Fuente: autonocion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

administrador Guiarepuestos

Apasionado del mercadeo, la publicidad y los motores