Hamilton vuelve a la vida bajo el caos de Bakú

El británico pescó una inesperada victoria en las últimas vueltas tras un accidente de los dos Red Bull y un pinchazo de Valtteri Bottas. Alocada carrera en la que Sainz fue quinto y Alonso, séptimo.

0
181
Lewis-Hamilton-GP-Baku

Ni el guion de Hollywood más extravagante hubiese imaginado una carrera como la de Bakú. Lewis Hamilton se ha llevado una victoria, prácticamente regalada, en un final caótico en el que los dos Red Bull se tocaron en plena recta de meta. Bottas sufrió un pinchazo cuando era líder a falta de pocas vueltas y Ferrari perdió una victoria prácticamente cantada. Sainz fue quinto y Alonso, séptimo.

El ‘hype’ de la carrera de Azerbaiyán era enorme y desde las primeras vueltas no decepcionó. Las calles de Bakú volvieron a cobrarse víctimas en los primeros minutos. La salida fue limpia: Vettel defendió la Pole sin problemas, con Hamilton y Bottas persiguiendo al piloto de Ferrari. Por detrás llegaría el lío. Primero con Sirotkin. El ruso empujaba, literalmente, al Force India de Sergio Pérez, aunque el momento clave llegaría en plena aceleración. Hülkenberg por un lado y Alonso a su izquierda. El ruso contacta primero con el Renault y posteriormente con el McLaren. Sirotkin abandona;  se ha quedado sin rueda delantera izquierda y Alonso consigue llegar renqueante a boxes para cambiar sus dos neumáticos dañados.

Los incidentes no quedaron ahí, pues Räikkönen se tocaba con Ocon al no dejar el francés suficiente hueco cuando el Ferrari le había ganado la posición. El francés abandona al chocar contra las protecciones y el finés entra en boxes para seguir lamisma estrategia de Alonso y montar el blando para llegar a final de carrera. Safety Car en pista por los numerosos trozos de coche que había esparcidos por la pista.

La relanzada fue muy limpia. Vettel jugaba con sus perseguidores antes de cruzar la meta. Todos los pilotos aceleraban y frenaban al antojo del alemán, antes de pegar un acelerón para tratar de marcar distancia. Verstappen aprovechaba para adelantar a Ricciardo en la curva uno, aunque en la batalla de los dos Red Bull, Sainz pescaba en río revuelto para adelantar a Ricciardo y colocarse quinto.

En la vuelta 9, Sainz tiraba de DRS para adelantar a Verstappene en al recta de meta. El holandés se quejaba de problemas en su batería. Hülkenberg también hacía lo mismo con Ricciardo. Los dos Renault con un ritmo superior en las primeras vueltas. Sin embargo, el alemán –de la misma manera que en 2017- tocaba el muro con una de sus ruedas y tenía que decir adiós cuando estaba apretando a Verstappen. El holandés también perdía ritmo y se defendía de los ataques de su compañero, llegando a tocarse levemente con Ricciardo. Respiración contenida en el box de Red Bull. En la vuelta 16, Sainz realizaba su parada porque estaba perdiendo margen con Verstappen. Los neumáticos decían basta.

Lewis Hamilton era el primero de los hombres de cabeza en pasar por boxes para montar el neumático blando en la vuelta 23. Mientras tanto, los comisarios penalizaban a Sergio Pérez con cinco segundos por adelantar antes de que se relanzase la carrera durante el periodo de Safety Car.

La tensión de la carrera se trasladaba continuamente a la batalla entre los dos Red Bull. Ricciardo adelantaba a Verstappen, aunque el holandés se la devolvía corriendo muchos riesgos. No hubo contacto porque Ricciardo no decidió cerrar la puerta.

En la vuelta 30, Vettel se cubría las espaldas con su pit stop. Neumático blando y hasta el final. Solo quedaba Bottas por parar. Cinco giros después, Ricciardo conseguía adelantar a su compañero en la recta de meta con una fantástica maniobra y sin poner en riesgo los intereses del equipo. El australiano hacía su parada en la vuelta 38 y Verstappen en el siguiente giro.

Verstappen salió por delante y Ricciardo debería volver a buscar el adelantamiento. Se veía venir; no podía ser de otra manera. Los dos Red Bull impactaban en plena recta de meta cuando el australiano buscaba el adelantamiento sobre el holandés. Varios cambios de trazada de ambos y los dos fuera de carrera. Drama absoluto y profundo en el seno de Red Bull. Lo que nunca puede suceder entre dos compañeros de equipo.

Safety Car en pista y giro de guion de 180 grados. Bottas sacaba tajada y era lidera al parar durante el coche de seguridad. Alonso también paraba para montar el ultrablando. Las últimas vueltas se antojaban espectaculares, aunque Grosjean sorprendería con error de principianteEl Haas se iba contra el muro calentando neumáticos, cuando venía realizado una gran remontada. Fuera de carrera y el safety seguiría más vueltas en pista.

La relanzada era para salir a cuchillo. Solo cuatro vueltas para pelear por la victoria. Vettel se pasaba de frenada en su intento de adelantar a Bottas. El alemán caía hasta la cuarta y Hamilton presionaba a su compañero. Las sorpresas no se quedarían ahí. Bottas sufría un pinchazo en plena recta de meta y tenía que abandonar la carrera. Hamilton asumía el liderato y, desde ahí, a la bandera a cuadros. Primera victoria del año para el británico. Segundo fue Kimi Räikkönen y tercero Sergio Pérez, que vuelve al podio justamente dos años después en el mismo lugar.

Sainz fue quinto; grandísimo resultado para el piloto de Renault y Alonso séptimo, con un McLaren que no estaba en sus mejorar condiciones desde la vuelta 1. Carrera absolutamente alocada, que desde luego pone el listón muy alto para la siguientes citas.

Fuente: caranddriver.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here