Dallara Stradale: Apariencia bestial de 400 CV

Por un precio ‘ascequible’

Dallara Stradale

Llevábamos mucho tiempo esperándolo, y tras varios años de rumores y numerosas fotos espía por fin hemos conocido el primer modelo de calle de Dallara Automobili. Ha sido bautizado como Dallara Stradale, y hace gala de un aspecto exterior simplemente brutal. La primera unidad de producción se ha entregó ayer mismo, y el afortunado ha sido nada menos que Giampaolo Dallara, fundador de la marca, con motivo de su 81º cumpleaños. Hace un año conocíamos el prototipo del Dallara y hoy ha sido desvelado al mundo para acaparar todas las miradas.

Dallara Stradale

El Stradale destaca sobre todo por tener una carrocería totalmente configurable, esto quiere decir que aunque en las imágenes veamos el modelo sin techo podremos optar por equipar una variante coupé que añade unas puertas al más puro estilo alas de gaviota. Gracias al llamado T-frame, el Stradale puede transformarse según los extras que añadamos, aunque en mi opinión sin techo gana mucho más. La fibra de carbono ha sido uno de los materiales más usados en su fabricación, para aligerar al máximo el conjunto y conseguir un peso de tan solo 855 kilos.

Podremos equipar al Stradale con numerosos extras y elementos opcionales, uno de los más destacables es un enorme alerón trasero con el que conseguiremos una carga aerodinámica de hasta 820 kg a máxima velocidad.

Gracias a su extrema aerodinámica y su peso pluma consigue acelerar de 0-100 kilómetros por hora en solo 3,3 segundos y alcanzar una máxima de 280 kilómetros por hora. Bajo el capó equipa un motor de cuatro cilindros turbo alimentado que desarrolla una potencia total de 400 CV a 6.200 rpm y un par motor de 500 Nm a 3.000 vueltas. En cuanto a su transmisión podremos optar por una caja manual o automática de seis velocidades con tracción trasera. La diversión está asegurada, y gracias a su atractivo exterior no pasaremos nunca más desapercibidos.

Dallara Stradale

En su habitáculo no podían faltar materiales como la fibra de carbono, que invade todo el interior, desde los paneles de las puertas hasta la consola central o incluso los asientos. Un curioso detalle del interior es que al carecer de puertas, encontramos una pequeño superficie para pisar “Step Here” cuando accedamos al interior de un salto. Además su volante directamente importando de la competición junto con los asientos tipo bucket le acaban de dar esa apariencia tan impactante y brutal que Dallara buscaba en su primer modelo de calle.

Su producción estará limitada a tan solo 600 unidades, y el coste de cada unidad parte de los 176.267,25 dólares aproximadamente (sin impuestos) a lo que habrá que sumar algunos extras como el parabrisas con marco de fibra de carbono por 19.506,91 dólares, el techo otros 9.048,39 dólares o las puertas de apertura vertical por 8.578,34 dólares.

Fuente: autonocion.com

administrador Guiarepuestos

Apasionado del mercadeo, la publicidad y los motores