260 trabajadores renunciaron en Ford

La ensambladora venezolana mantiene paralizada su producción

Lacava

La  paralización de la industria automotriz ha llevado a muchos trabajadores aceptar la mal llamada “cajita feliz”, por la cual se ofrece un arreglo económico complementario a cambio de la renuncia voluntaria.  En  la ensambladora Ford Motor de Venezuela, en lo que va del año 260 personas renunciaron, dijo una nota de ACN, la Agencia Carabobeña de Noticias.

La planta no produce desde noviembre del 2017, pese a que estaba aplicando el convenio que le permitía vender las unidades en dólares.  La ensambladora tenía en su nómina 1.300 personas y de esta cifra cerca de 130 profesionales ya se fueron del país.

Jonathan Lugo, Secretario de Finanzas del Sindicato, dijo que la  situación es compleja al referir que en el 2017 solo produjeron 403 vehículos en todo el año, aunque la planta tiene una capacidad para sacar al mercado cerca de 35.000 unidades.  Esto significa que esta firma ha tenido una caída en su manufactura  de más del 98%, estimó la nota de ACN.

Reveló el dirigente sindical que en noviembre del 2017 la gerencia de Ford en Venezuela manifestó la posibilidad de fabricar algún tipo de unidades como camiones F-350 y camionetas modelo Explorer, pero hasta  la fecha no hay cronograma de producción.

Lugo dijo que a pesar de los acercamientos de los sindicatos con el Gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, aún no hay una respuesta a ninguno de sus planteamientos y tampoco se ha concretado sus promesas electorales de rescatar la industria automotriz de la entidad.  Carabobo es el estado con la mayor infraestructura industrial automotriz.

“Nosotros tenemos la capacidad de producir autobuses en Carabobo y el mandatario regional anuncia que los  importará.  Si esto se concreta se acabará con la mano de obra nacional”, advirtió el sindicalista.

Cabe destacar que para la industria automotriz venezolana, el 2017 fue uno de los peores años.  El  descenso en la producción fue de 99%, cifra que fue anunciada por representantes de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Productos Automotores (Favenpa).

Miembro de este sector aseguraron que la situación de la industria automotriz se debe a la falta de divisas para la importación de las materias primas, lo cual afectó de forma determinante la producción.  Mientras, el régimen mantuvo importaciones chinas en negociaciones que, se asegura, no resisten auditorias.

Fuente: flash.guiamotor.com

administrador Guiarepuestos

Apasionado del mercadeo, la publicidad y los motores